ARCHIVE
septiembre 2020
agosto 2020
julio 2020
junio 2020
mayo 2020
abril 2020
marzo 2020
febrero 2020
enero 2020
diciembre 2019
Noviembre 2019
Octubre 2019
agosto 2019
julio 2019
junio 2019
mayo 2019
abril 2019
marzo 2019
febrero 2019
enero 2019
diciembre 2018
Noviembre 2018
Octubre 2018
septiembre 2018
agosto 2018
julio 2018
abril 2018
marzo 2018
febrero 2018
enero 2018
diciembre 2017
Noviembre 2017
Octubre 2017
septiembre 2017
agosto 2017
julio 2017
junio 2017
mayo 2017
abril 2017
marzo 2017
febrero 2017
enero 2017
diciembre 2016
Noviembre 2016
Octubre 2016
septiembre 2016
agosto 2016
julio 2016
junio 2016
mayo 2016
abril 2016
marzo 2016
febrero 2016
enero 2016
diciembre 2015
Noviembre 2015
Octubre 2015
septiembre 2015
agosto 2015
julio 2015
junio 2015
mayo 2015
abril 2015
marzo 2015
febrero 2015
enero 2015
diciembre 2014
Noviembre 2014
Octubre 2014
septiembre 2014
agosto 2014
julio 2014
junio 2014
mayo 2014
abril 2014
marzo 2014
febrero 2014
enero 2014
diciembre 2013
Noviembre 2013
Octubre 2013
septiembre 2013
agosto 2013
julio 2013
junio 2013
mayo 2013
abril 2013
marzo 2013
febrero 2013
enero 2013

Las centralitas y sus aplicaciones en instalaciones de gas

Las centralitas tubulares pueden unir diversas bombonas en serie y aseguran una correcta visualización de la presión en juego

Las centralitas para GLP son componentes necesarios y fundamentales dentro de un sistema que transporta dichos gases. De hecho, posibilitan la regulación y gestión de las bombonas, permitiendo además un control del caudal de gas en relación a la necesidad de uso.
El material más utilizado para la producción de estos componentes es el latón, una aleación de cobre y zinc que permite obtener excelentes propiedades mecánicas combinadas con una alta resistencia a la corrosión. Estas características son especialmente importantes para este tipo de aplicación y permiten obtener una vida útil más larga del componente. Además, como en todas las aleaciones, tanto modificando el porcentaje de uno u otro componente principal como añadiendo elementos adicionales de aleación, permite actuar sobre las características mecánicas y modificarlas en relación a la aplicación.
Las centralitas suelen ir acompañadas de unos dispositivos necesarios para su correcto funcionamiento. Los más comunes son:
1. Manómetros: dispositivos necesarios para medir el valor de presión del gas transportado. Permiten controlar y trabajar en sinergia con las demás partes para gestionar y obtener un valor ideal.
2. Reductores y reguladores de presión: gracias a estos componentes, es posible reducir la presión del gas que sale de la bombona permitiendo un transporte más seguro y eficiente, y así evitar pérdidas de carga durante el trayecto entre la bombona y el sistema.
3. Válvulas: ayudan a administrar el flujo y lo bloquean cuando es necesario. Pueden ser también válvulas de seguridad que permiten evitar problemas relacionados con la seguridad.

Tipos de centralitas para gas glp en el catálogo de Gnali Bocia

Dentro del catálogo de Gnali Bocia se pueden encontrar varios tipos de centralitas de gas glp, aptas para distintos tipos de aplicaciones. Es posible encontrar modelos que varían en relación al número de conexiones de las bombonas: hay disponibles dispositivos equipados con una sola conexión, con dos conexiones y hasta con tres conexiones. Existen, fundamentalmente, dos tipologías principales de centralitas:
- Minicentralitas: pueden ser de dos variantes principales, es decir, el modelo M y el modelo Y;
- Centralitas tubulares: caracterizadas por la presencia de un tubo sobre el que van conectadas las bombonas;
Además de esta macro-división, dentro de la tipología única, existen una serie de variantes caracterizadas por la presencia de dispositivos adicionales como, por ejemplo, los manómetros y los reductores o reguladores de presión.
Como en todas las opciones de aplicación, es necesario elegir el modelo más adecuado para la aplicación que se quiere desarrollar, haciendo un balance entre los accesorios existentes y los costes. La elección correcta representará como punto de partida óptimo, un uso eficiente y duradero en el tiempo y limitando al máximo los riesgos relacionados con el uso de gas; tanto para los sistemas en los que se insertan estos componentes como para las personas que se encuentran cerca.

02/09/2020




I contenuti di questo sito non hanno carattere di periodicità e non rappresentano 'prodotto editoriale'.